10 ene. 2014

Los X-Men dirigidos por Jean Luc Godard? Casi...

Es el año 1973. La guerra fria esta en su cuspide, pero Nixon (aun un presidente respetado, años antes de Watergate) ya ha anunciado el fin de la guerra de Vietnam. Se siente el cambio de epoca, de los duros pero idealistas sesenta a una nueva década de nuevas sensivilidades y tragedias. El cine europeo tiene un prestigio que el cine de Hollywood, considerado burdo y comercial, no puede opacar. Es entonces cuando Alan Ladd Jr, productor ejecutivo de la cadena Fox, busca una manera de salvar la empresa luego de varios fracasos en la taquilla. Une entonces dos talentos disimiles, pero a la vez compatibles: el mas innovador de los directores franceses, y la mas revolucionaria de las nuevas artes que surgen en los estados unidos: los cómics. Ladd había iniciado negociaciones con Stan Lee en 1971 para producir una película de El Hombre Araña. Las negociaciones no llegaron a ningún lado; Ladd juzgaba que el cine no estaba listo para el desembarco de los superheroes en la pantalla grande (El Superman de Donner no ocurriría hasta una decada despues). Ladd también había conocido a Jean Luc Goddard cuando este viajo a New York en la presentación de una pelicula contra la guerra de Vietnam que el galo había formado parte. El galo tenia un cierto respeto hacia la cultura popular norteamericana, en particular la novela negra; a petición del productor, se le hizo llegar una caja en correo aéreo conteniendo material de Marvel Comics. En ese momento, Marvel era considerado un producto relativamente interesante para los intelectuales newyorkinos de la época. Goddard desdeño la implicita propaganda de la hegemonía norteamericana que eran personajes como el Capitan America e Iron Man, y poco le atrajo de personajes como Daredevil y Spiderman. Pero su interés picó en el stint de Roy Thomas y Neal Adams de X-Men.
Jean Paul Belmondo en el papel de Nightcrawler (
Nuit Voleur).
Godard se entusiamó con los personajes, a los que veia como una perimida metafora de las clases explotadas, mas que la interpretación norteamericana clasica que los veo como una extensión del problema racial. Goddard le envio una carta laudatoria a Stan Lee, que se publico en uno de los ultimos numeros del primer volumen de X-Men. Sin embargo, no se cristalizó ninguna producción original. Durante los dos años siguientes, Goddard continuo siendo un fan, atlantico mediante, de la linea de los mutantes, en 1976 incluso tuvo una entrevista con el nuevo guionista de la serie, Chris Claremont, y su dibujante estrella, John Byrne.

Jean Seberg hace de Jean Grey, el unico personaje mas o menos fiel al original.
El plan del director frances era comprar por una suma irrisoria los derechos para una unica pelicula que tenga como protagonista a los mutantes. Stan Lee vio la operación como una maniobra publicitaria interesante para conquistar al publico europeo: por esas fechas, Marvel desembarcaba en el Reino Unido. Nadie esperaba que la pelicula fuera distribuida en los estados unidos, de todas maneras.
Godard le da aclaraciones a Georgia Moll, la desconocida actriz italiana que encarnaría a Tormenta.

Goddard comenzó a trabajar en la primavera boreal del 77. La pelicula iba a ser hablada en frances y con un cast europeo. Claremont incluso le envió un guión prospectivo, incluyendo una versión preliminar de la que luego seria llamada la saga del Fenix; sin embargo, Goddard descartó el guión sin incorporar ninguno de sus elementos. Durante semanas el rodaje prosiguió con problemas. Como era usual, el guion era cambiante y los actores improvisaban sus lineas. Los efectos especiales eran minimos, asi como la ambientación. Jean Paul Belmondo, el protagonista que haría el papel de un Nightclawer frances, se fue enojado a la mitad del rodaje luego de una disputa con Yves Montand. Los problemas financieros aparecieron rapidamente. Godard trató de obtener un avance por parte de Ladd, que se distanció del proyecto al ser incapaz de tener control creativo del asunto. Las frecuentes nuevas tomas, el tono adocenado y la dispersión del director (que en esa epoca pasaba por un divorcio muy doloroso de su esposa Miéville) terminaron por condenar la pelicula. El rodaje quedo inconcluso. Godard abandonó el proyecto, y se dedico a producir seriales de televisión.
Siete años despues, Ladd, ahora a cargo de una compañia de producción propia, discutió con Phillip K. Dick detalles de la pelicula que luego seria Blade Runner. Dick le hizo recordar acerca de la experiencia mutante de Godard, asi que el productor mando comprar el metraje que pudo conseguir sobreviviente del rodaje frustrado.
Alan Ladd Jr. y Phillip K Dick haciendose los langas para la cámara.
Con ayuda de Terry Rawlings, conocido editor de ciencia ficción, le dieron forma a un metraje de 70 minutos, que transpiraba el estilo nouvele vague de Godard. Bajo el nombre de Les  Enfants de la Douleur, la película se estrenó en funciones privadas de Paris. Godard mismo no participó en el proyecto, pero admitió que se había hecho un buen trabajo con su metraje. Sin embargo, la película no se estrenó comercialmente: la compañía de Ladd entró en bancarrota por el fracaso del filme animado Twice upon a Time. Los derechos perimieron y las copias originales se perdieron. Sin embargo, una copia permanece en la Cinémathèque Française. Desde la compra de Marvel por parte de Disney, hubo rumores de que una copia remasterizada se lanzaría en Blue Ray, pero no parece haber una fecha de producción y la IMDB lista el proyecto como en Develoment Hell.
La Profesora Javier. En esta versión, con 100% mas pelo.

Segun se ve en las transcriciones, la pelicula parece ser un monologo interno en imagenes del personaje de Yves Montagn, nunca nominado pero que seria una especie de Wolverine. Todo transcurre en un edificio brutalista (como los que pueblan Alphaville) que es la Fondation pour la conservation des mutants. El principal antagonista del narrador es el Ladrón Nocturno (Jean Paul Belmondo), que se dice esta dotado del poder de teleportarse. Entre ambos se interpone Jean Grey (Jean Seberg), una mujer que dice ser capaz de leer la mente. Hay unos dialogos misteriosos, se habla del legado de Javier, el fundador de la Fundación. Se nos recuerda que Europa busca soluciones finales al problema mutante. El narrador nos recuerda los horrores de la segunda guerra de manera eliptica: comprehendemos que ha participado en ella en primera persona. 
Jean-Pierre Léaud haciendo de Ciclope, que en esta versión es maoista.
Otros mutantes tambien aparecen, encerrados en la fundación, temerosos de salir a la calle y enfrentar su destino. Un prelado en la televisión dice que los mutantes no existen y solo son una invención de los comunistas para dividir al pueblo francés. Belmondo desaparece en la mitad de la pelicula y nadie explica a donde fue, aunque todos parecen lamentar su ausencia. Jean llora en los rincones, y en una memorable escena, le habla al Narrador en un perfecto Arabe, que acaba de aprender robandosela de la mente de una joven marroquí. Al final de la pelicula comprendemos que Javier no es un fundador sino una fundadora, la joven Charlotte Javier (encarnado por la genial Anna Karina) y que la Fundación solo lo es tal para la gente del interior: fuera, no es mas que un neuropsiquiatrico. El protagonista huye bajo la lluvia, pero Jean parece estar confiada de que él también volverá.
Jean Grey tratando de leerle la mente a un sombrero, luego de garcharse a Nigthcrawler.

Mas allá de todos sus problemas, la pelicula no deja de ser entretenida, aunque ningun fanatico que se precie esperará encontrar en ella los personajes de Claremont y Lee, sino, mas bien, un parecido en los nombres, en una situación totalmente diferente, como una copia muy alejada del espiritu original.

8 ene. 2014

Alfred Hitchcock dirige: Man of Steel: Batman Vs Superman

Clark Kent (Cary Grant) es un reportero simpaticón y chamullero del diario The Daily Planet. Su jefe, Perry White (Raymond Burr) le encarga que vaya a investigar al millonario Bruce Wayne (James Stewart) porque sospecha que hay algo escondido en su persona. Kent se muestra poco emocionado con la asignación, pero después acepta cuando Lois Lane (Kim Novak) quiere tener la exclusiva. Kent llama a un informante por teléfono público, y se entera de que Wayne va a venir a la ciudad a una gala benéfica. Va las oficinas de Lexxon, la compañía petrolera que hace la gala, y logra que un recepcionista (Anthony Perkins), que le confía una entrada luego de darle un soborno. En la fiesta, Kent se encuentra con Lex Luthor (Henry Fonda), uno de los accionistas principales de Lexxon, con el que tienen una amistosa rivalidad luego de que Kent revelo algunos trucos sucios de la petrolera. Mientras tanto, Lois también se ha colado en la fiesta, encuentra Wayne, y comienza a seducirlo. Wayne es un hombre misterioso y taciturno de Nueva Inglaterra, no acostumbrado al chispeante y sardónico dialogo newyorkino. Le explica a Lois que se ha comprado una casa en Long Island, y que debe acostrumbrarse a vivir en Manhattan. Kent trata de interrumpir, descubre la química entre Lois y Wayne, y se retira, aunque se muestra un tanto celoso. Al dia siguiente, en el diario, Kent se entera de que dos ingenieros químicos han sido asesinados. Se presenta en el lugar del crimen, donde el comisionado Gordon (Anthony Quayle) le explica que probablemente sea un caso de espionaje internacional: los químicos estaban diseñando un arma para el gobierno, un tipo de bomba ultrasónica. Bajo una de las victimas, Kent logra atisbar una carta de póker, boca abajo. Al salir, Kent logra ver que Wayne estaba en un automóvil negro, espiando tambien la escena del crimen. Esa noche, Kent se infiltra en la nueva casa de Wayne. Sigilosamente, rompe una puerta de acceso y baja al sotano, donde descrubre toda clase de equipamiento extraño. Le llama la atención una mascara negra, y un saco que aparenta ser a prueba de balas. Wayne baja al sotano y Kent se esconde. El mayordomo de Wayne, Alfred (Leo G. Carrol) le comenta que el caso de la bomba es intrincado. Wayne sospecha de que los asesinos no fueron espías comunistas, sino algo mas turbio: una asesinato por conveniencia, para silenciar los detalles del uso particular de la bomba. Le preocupa, dice, que los ingenieros hayan sido matados por Jack el Comodín, un afamado asesino del medio oeste. Kent decide que ha escuchado demasiado y se escabulle. Kent conversa con el comisionado Gordon, y le pregunta sobre el comodín en el cadaver. Gordon le pide que no revele el hallazgo, que no se ha hecho publico: podría desatar una histeria. Jack el Comodin es muy conocido en el medio oeste y podría desencadenar una oleada de pánico. En una reunión editorial, Kent trata el tema con White y resuelven seguir investigando la pista de Jack el Comodin, pero no hacerlo público, Por otro lado, Kent revela que Wayne es una especie de vigilante que opera paralelamente con la policía atrapando criminales. Lois tambien dice creer lo mismo, y muestra titulares de diarios de Chicago donde importantes mafiosos han sido detenidos gracias a la intervención de un vigilante enmascarado que llaman "El Murciélago". White que un individuo que opera al margen de la ley, aunque colabore con la policía es aun un criminal, y recomienda revelarlo con pruebas. Kent y Lois deciden cooperar para atraparlo. Desde en un auto en las afueras de la casa de Wayne, Kent vigila al millonario. Una noche, lo ve salir con un automóvil negro deportivo, con la capota puesta. Kent lo sigue discretamente, pero el automóvil de Kent se ahoga y lo pierde. Wayne baja hasta el Harlem, donde sale del automóvil enmascarado, y atrapa un par de malechores. Los muele a palos, y estos le revelan que saben donde esta Jack el Comodín: se ha instalado en una casa abandonada en los barrios bajos. Wayne penetra en la casa, solo para encontrar a un hombre común, un oficinista llamado George Kaplan, que dice trabajar como recepcionista en Lexxon, y que compró la casa para refaccionarla. Wayne lo suelta, pero Kent aparece y revela que Kaplan tiene un comodín en su billetera, y es secretamente Jack el Comodin. Kaplan saca dos revolverés ocultos y les dispara a ambos, entre risotadas. Wayne se derrumba, y Kaplan huyen. Kent intenta reanimarlo, solo para descubrir que tiene un chaleco antibalas. Decepcionado, Kent intenta perseguir a Jack, pero Wayne se despierta y le dice que le deje el asunto a él, que esta entrenado para esto. Kent acepta, diciendo que no lo dejara solo. Wayne persigue a Kaplan por los tejados del Bronx, esquivando sus balas. Finalmente, lo lleva hasta un borde muy angosto, donde Wayne resbala y queda colgando de una mano. Kaplan sonríe, se jacta de que finalmente se deshará del murciélago. Wayne le pide como favor póstumo le revele cual es su contratista. Jack se niega a contestar, y dispara, pero el revolver ya no tiene balas. Intenta pisarle la mano a Wayne, pero este en realidad ya había logrado pisar el alfeizar de una ventana y solo fingía estar colgando de su mano. Tienen una refriega en la cornisa, que termina cuando Jack resbala y cae al vacío entre risotadas. Sin embargo, Kent lo atrapa al caer, evitando su muerte. Wayne se escabulle Jack el Comodin es entregado al comisionado Gordon, que lo interroga. No revela ninguna información, y sale bajo fianza. Mientras, Kent y Lois comparten opiniones, y ella revela que Lexxon tuvo acceso a un prototipo de la bomba, y que podrían usarla para destruir refinerías adversarias y que pareciera un simple terremoto. Lois se presenta en la oficina de Lex, y lo amenaza con revelar la información que tienen. Le bluffea que Jack ha confesado, y que había evidencia escrita de los ingenieros asesinados. Lex no se traga el bluff, y captura a Lois. En los tejados, Kent, que observa la conversación con un telescopio, se encuentra con Wayne, disfrazado como el Murciélago. Tienen una disputa acerca de quién debería ir a rescatar a Lois: cada uno quiere que el otro lo haga. Finalmente, Kent cede y lo intenta. Con dificultad, se escabulle por los tejados hasta donde esta presa Lois, y abre la puerta con una ganzúa. Un par de guardias aparecen, y muelen a palos a Kent. Wayne aparece, y los despacha con un par de golpes de karate. Lois sale de la prisión, y escapan en el automóvil de Wayne. En la mansión Wayne, todos tienen una cena. Wayne revela que mientras Kent estaba liberando a Lois, él se infiltró en las oficinas de Lex y le robó documentación secreta sobre la bomba. Lo mas preocupante es que el gobierno norteamericano aprobó el uso de la bomba. Los tres debaten si es ético publicar la información. Kent quiere hacerlo, y Wayne sugiere ser discretos. Finalmente, Kent se enfada y amenaza con revelar el secreto de Wayne, que es un vigilante enmascarado. Wayne acepta, pero dice que el también revelará el secreto de Kent. Recuerda varios incidentes donde Kent hizo cosas imposibles: abrir puertas de combinación con una ganzua, resistir un balazo de Jack el Comodin sin lesiones, llegar desde Long Island hasta Bronx sin automóvil en minutos, resistir los golpes de cuatro guardias sin un moretón. Su hipótesis es que es alguna especie de supersoldado del gobierno, o peor aun, de un gobierno enemigo infiltrado. Lois tambien ataca cabos y recuerda numerosos casos que Kent resolvió casos imposibles. Kent se quiebra y revela ser un alienígena, encontrado como niño por sus padres en Kansas, como un moises extraterrestre. Al descubrir sus dones, decidio dedicarse al periodismo y hacer justicia revelando la verdad. Critica el método de justicia por mano propia de el Murcielago, diciendo que con sus habilidades no puede darse el lujo de ejercer arbitrariamente la justicia, a riesgo de convertirse en un tirano. Wayne critica su postura como idealista: la verdad no es suficiente; el mundo a veces no puede tolerar ciertas verdades. Los tres terminan la discusión, agotados, y se despiden. Pasan unos días, y Wayne recibe el Daily Planet, donde hay una exposición acerca de las acciones de Lexxon y su implicación en las bombas. Wayne llama a la redacción, donde Lois lo invita a tomar una copa. En un bar, Lois le revela que la redacción decidió publicar la información, aunque podrían ser cerrados por el gobierno si esto afecta la seguridad publica. Luego de publicarlo, Kent ha desaparecido, y le ha dicho que planea ser consecuente con sus ideales hasta el final. Mientras estan conversando, se escucha un tumulto: en una tienda de televisores, ven como Kent está dando una conferencia de prensa y revelando que es un extraterrestre. "Esto es un extraño y nuevo comienzo" comenta Wayne. Lois le sonríe y se abrazan.