7 ago. 2012

Un analisis estructural para The Dark Knight Rises


Ya que Sebastian y Lisandro trabajaron sobre muchos elementos de la película, prefiero ahondar sobre las generalidades. El analisis tras el salto.

 
1. Los rasgos narrativos.

Sobre todo a considerar el tono general de la película, es siempre ascendente, pero no vertiginoso ni acelerado como una montaña rusa, sino lento y apenas pronunciado, así construye en cada momento la expectativa. De hecho creo que solo cae en un momento, que es cuando vemos que el director parece estar respondiendo a mandatos del estudio. Puntualmente hablo de la escena donde una música ominosa acompaña la destrucción de la ciudad, sobre todo esto representa el triunfo del mal en la más Nolesca de sus expresiones. Este montaje es bastante lúgubre, sin embargo se interrumpe en un momento para mostrar el chiste de un futbolista que roza el slapstick, no agrega nada al relato, solo mata la tonalidad de la escena y te saca de la ilusión de realidad.Encima como chiste es digno de un dibujito de sábados por la mañana.

2. Los baches argumentales.

De todos los argumentos idiocráticos para destruir la película éste es el peor. Más vale que se puede  acusar de fallar en su mirada “realista”, igual que se puede acusar a un payaso de que te haga reír. Lo que digo es, si vas a ver una película esperas que se perviertan un poco las reglas así te compenetras con la historia. Las películas son tramposas, es rasgo del cine engañar al espectador, y en el caso de las Batman de Nolan sabemos que a la verosimilitud le escapa el mito del murciélago. Esta es la única trampa que se nos pidió que aceptemos allá cuando hizo Begins y la tomamos con gusto porque “mierda, es Batman”, por supuesto que se le permiten ciertas atribuciones. Esto es lo que mucha gente crítica al pedo a la película, que hay cosas que no se comprenden solo porque no se muestran. Sean realistas, hay cosas que no se muestran porque no vale la pena desperdiciar metraje en hacerlo. Tampoco es que Nolan te esté pidiendo que creas en unicornios para que entiendas la historia. Todo lo que no se muestra es explicable dentro de un margen de verosimilitud razonable.

 3. La anécdota.

Si bien la anécdota cierra, por ahí no convence. O sea, Bruce Wayne entrega casi toda su vida a purgar el crimen de Gotham y al final cuando todo está hecho mierda decide hacerse el muerto y pasear por el mundo. Podemos simpatizar con su idea, está pobre (es la única razón por la que se me ocurre crearon ese arco de la pobreza) y sobre todo su acompañante es Anne Hathaway, pero se desdice con su accionar durante las tres películas. Por lo demás tenemos una película con cinco protagonistas, y el director se obliga a cerrar cada historia en un plazo de dos horas y media. Teniendo en cuenta que la película es entretenida y está bien contada podemos decir tranquilamente que es un esfuerzo tremendo y un trabajo más que satisfactorio.

4. La completitud.

Cierra bien como trilogía, pero a ser justos, no era intención del director hacer una trilogía cuando se le presentó la posibilidad de dirigir la primera. Cuando Nolan hizo Begins ni tenía idea que haría tres películas. La idea de utilizar la figura de Joker como vehículo de filosofía social es muy buena, pero además es la opción ideal. Es casi elemental, estamos hablando de un icono de la cultura popular que hasta un infante relaciona directamente dos cosas 1) el ser villano; 2) el estar demente. Es el trabajo de extrapolar esas ideas a un contexto de  crisis de valores neoliberales (en una ambientación que ya se había planteado como “realista”) lo que vale en éste caso, y esto está bien llevado a cabo en la segunda. Dark Knight Rises es bien efectiva en ampliar y unir rasgos importantes de cada película anterior: la filosofía en Dark Knight y la trama en Begins.

5. El arte.

Nolan es el arquetipo del director de género, todas sus películas son thrillers con elementos de otras categorías. Por lo demás carece de un estilo estético, aunque al menos no deja que la animación digital tome el control de sus películas, pero mientras sus historias poseen múltiples giros argumentales al mismo tiempo carecen de imaginación visual (Inception es por lejos el ejemplo más obvio). Dicho de otra manera, el tipo no es mal director, pero nunca va a ser un autor. Siendo honestos, de arte sus Batman no tienen ni un carajo, y en éste punto hasta el estilo de adolescente darkie de Tim Burton tiene más identidad.


6. Las Batman de Nolan no tienen que verse en parámetros de denuncia social.

No estoy desmereciendo la interpretación social que uno le quiera o pueda dar, pero si digo que no lleva a ningún punto más que a crear polémica donde no la hay. El conflicto socio-político en Rises es interesante como concepto pero solo eso, no hay desarrollo de ésta idea porque no se supone que la haya, solo sirve a su propósito: crear un villano con motivos que la sociedad actual pueda relacionar. No se desenvuelven todas las aristas del plan porque 1) no es una película de adoctrinamiento 2) no le alcanza el metraje y 3) sería al pedo. Las Batman de Nolan son muy buenas películas, pero ni de lejos llegan a ser algo que pueda considerarse cine de autor.

No me parece que The Dark Knight Rises sea una película para polemizar. En particular hablo de todas las implicaciones políticas con la que la Internet nos está inundando. Es una buena película, para mí la mejor de las tres, pero es porque yo la veo como una película, mientras que quienes la detractan se concentran en analizarla como un panfleto. Tratar a las Batman de Nolan como alegorías socio-políticas o filosóficas son esfuerzos de fanáticos por tratar de elevar el status intelectual del icono, lo que es muy pedorro por tres razones: 1) es Batman, ya de por sí es el icono popular más intelectual del medio que lo representa; 2) están tratando de hacer encajar al personaje (y a sus valores en consecuencia) en parámetros de madurez arcaicos y 3) le disminuye su valor como obra completa solo para contentar las expectativas (también arcaicas) del establishment cultural.

7. La idea

No hay que darle muchas vueltas a una película como Batman porque no se supone que sea una película para darle tantas vueltas. Si es muy buena y es razonablemente la más entretenida de las tres. Uno puede discutir si le gustó el ritmo, el desarrollo o la acción, porque es la que posee una progresión narrativa más constante y sobre todo vertiginosa, que la estructura de relato clásico es de fierro y que Cristian Bale solo no te soporta ni un plano de papel (que decir un arco dramático). Luego de eso el nerddom puede matarse en foros para desenmarañar una aplicación sociológica, mejor si una película hace que discutas e intercambies ideas. Pero piensen primero, no es eso de lo que se trata, todos fuimos a ver Batman para entretenernos y pasarla bien, ninguno fue para hacer un balance de la política contemporánea.



2 garcaron este post:

Mandramas dijo...

Adhiero a todos los puntos. Muy bueno.

Lamuer Lanús dijo...

de tesis, comparto el muy bueno