11 jul. 2012

Críticas de pelis: Amazing Spider-man

Saludos mis aracnidos compadres garcas. Regresando a nuestro segmento críticas de pelis para discutir realmente que tal esta la nueva Amazing Spidey. Ver si amerita compararse con la trilogía anterior, y si en realidad fue una juguera ideada por Columbia/Sony para exprimir de unos cuantos dólares mas a la franquicia.

¿Vale la comparación?

¿Cuántas vueltas se les pueden dar al origen de Spider-man? Si lo piensan, es difícil adaptar los orígenes de un personaje donde a) sus poderes se manifiestan tan de repente y, b) el condicionamiento que le impulsa a luchar contra el crimen es tan puntual. A diferencia de Bats donde, si bien el condicionamiento sigue siendo puntual, la manera que adquiere sus habilidades es paulatina lo que da lugar a años de reimaginaciones para el autor. Supes igual, los poderes vienen en el paquete y sabemos que va a luchar contra el crimen pero tiene toda la infancia y la adolescencia y la temprana juventud para que los guionistas lo violen en Smallville. Con Spidey no, al loco lo muerde una araña y al otro día se le muere el tío. Y porque si el tío no se le muere después de decirle el versito blah, blah, blah, fart sounds, Peter no sale a columpiarse y elige quedarse en casa a tocarse.
Por ese lado si vale la comparación pero no vale recriminarle esto a la película.

Auqnue por otro lado, no es justo decirle re-imaginación por como se desarrolla y resuelve la trama sino por cuales son los elementos que aporta el director que la hacen una película diferente. Y con elementos no me refiero a que Peter sea skater (muy pedorro) o a que Mary jane se llame Gwen Stacy. Los cambios del director son pequeños pero yo si les llamaría personales.

Cambiar el estilo nerd de Peter
Buen trabajo del flaco éste Andrew Garfield, que crea un Peter menos tímido y mas quirky. Se ve desde el principio que al margen de su nerdes el loco tiene pelotas. Esto tiene sentido porque el rol del nerd en la actualidad es diferente al que tenía en los 60 o inclusive 10 años atrás. De nuevo, lo de hacerlo skater me pareció pelotudisimo pero no afecto el desarrollo de la historia ni incide en su comportamiento, así que lo paso sin más problemas. Por lo demás también me gustó que su timidez vaya más por el lado de su edad y su falta de experiencia social que por encajar forzosamente en un estereotipo. Esto además entra bien como manera de complementar su comportamiento como Spiderman, porque así como es en su vida cotidiana es como se comporta cuando tiene el traje. A ser honestos, tampoco es tanto el Spidey de los chistes y juegos de palabras al combatir, pero si se trabaja un poco mejor esta faceta.

Hacer mas impulsiva la historia de amor
También un buen laburo de Emma Stone como Gwen Stacy. Al margen de las obligadas comparaciones entre ella y MJ (que eventualmente se pueden reducir a si las preferimos rubias o pelirrojas).

Hmmm... spider-girl on spider-girl action.


Igual que con Peter, Gwen es una mina más contemporánea que no tiene miedo de ir por lo que quiere. Es mucho mas participe tanto de la historia de Peter como de la de Spiderman. Nunca se limita a ser la dama en apuros, y en una nota para mi bien positiva, la mina sirve no solo como recurso amoroso sino mejor todavía como un sidekick tras bambalinas: su participación es importante pero apenas se deja ver como tal. Un voto a favor de la igualdad de géneros, se nota que Gwen es conciente de sus decisiones y tiene un carácter que deja en claro lo que quiere.

Arriba con la acción
Las escenas de acción en ésta película están muy bien logradas, los movimientos de Spiderman son muy graciles, homenajea una banda a las clásicas poses de Spidey en los comics. Desde el momento en que se le activan los poderes (esa escena del subte) la coreografía es brutal pero estilizada, llegando a la mejor pelea, la que desarrolla en la escuela y culminando con el combate en el edificio. Honestamente, sí tengo ganas de ver la película de nuevo es para volver a ver las peleas. Aquí se ve cuando el uso de una coreografía tiene sentido, y pasa de ser un aburrido baile prediseñado como las luchas de sables lazer en las precuelas. No solo son muy entretenidas y veloces sino que también se pone en muy buen uso la telaraña, la utiliza de un montón de maneras diferentes, con mucha inventiva pero sobre todo los usos que le dan tienen un muy buen sentido en cada momento, lo que se convierte en una sorpresa tras otra.

El toque Nolan
La macroestructura que tiene ésta película como parte de una saga es muy similar a lo que hizo (está haciendo) Nolan con Bats. Volver a presentar al personaje desde los orígenes, cambiarle el villano principal y cimentar el camino para que en la secuela entre el villano de peso y mate a la chica logrando el obligado momento de expiación en el viaje del héroe. Lo que yo creo es que para la secuela piensan hacer el arco en el que el Green Goblin mata a Gwen.
Al margen de esto, el toque Nolan se da también en hacer al personaje un poco más atado a la realidad y sobre todo más distanciado con la imaginería comiquera. Por supuesto que al ser Spiderman esto es mucho más difícil de lograrse en los poderes y galería de villanos y si en cambio en el tratamiento que se les da a los personajes, por lo que habrá que ver como continúan explotando ésta idea (y sería un error no hacerlo).
Un error en éste desarrollo fue el presentar este argumento conducido por la ausencia y el secreto de los padres, herramienta que si tiene su aplicación en la película pero igual se siente pobremente utilizada. Supongo, y aquí estoy siendo muy permisivo, que habrá que ver como encaja todo una vez salga la segunda y eventual tercera entrega.

La estructura
Si se fijan bien, el toque indie del director se nota en la estructura. Los actos no están perfectamente delimitados, no por una ejecución torpe sino por un sentido de continuidad. Es la forma en la que las escenas están encadenadas y como lo que ocurre en un momento tiene sentido con lo que pasó antes y con lo que va a pasar después. No hay decisiones arbitrarias, si Peter deja de buscar al asesino de su tío es primero porque hay una amenaza mayor inmediata y segundo porque entiende que su papel es mas grande que el de seguir una venganza personal. En este sentido el papel de Dennys Leary sirve muy bien como un involuntario mentor que debe encaminar a Peter cuando su brujula moral apunta mas bien al “que se caguen todos, yo soy Spider-man”. Esta encadenación es también la que permite que el relato se mantenga, como buena película indie, sin altibajos. Con un ritmo constante que si bien nunca llega a ser vertiginoso tampoco nunca decae. Y sean honestos, hasta ahora leí muchísimas críticas negativas a la película, pero en ninguna nadie dijo que se aburrió.

Un mejor uso de la música incidental
No mucho que decir al respecto, el cambio a una música menos solemne y coral es bienvenido en un momento que la música se utiliza demasiado para cubrir la ausencia de ideas visuales. Utilizar canciones en los montajes es adolescente pero no chocante, no nos están tirando el hit del verano yankee ni un temita de una boy’s band. Y en todo caso se condicen con el aire jovial que planeta la película.
 
Hasta aquí si esta todo bien con la película, pero esto por el lado de la idea del director. Por el lado del registro, o sea la historia, si tengo un par de reproches que hacerle.

Daddy issues
Eso de que los padres de Peter eran agentes secretos o que carajo sean me pareció una garompa desde siempre. Una de las cosas con la que mejor nos podemos asociar con Spidey es que el loco es muy pibe del barrio y con problemas del pibe del barrio: guita, minita, laburo, etc. Ahora, ¿saben con que cosa es difícil de relacionarse? Con papis agentes de SHIELD o supercientificos perseguidos por una organización criminal, o cualquier personaje que lleve el peso del mundo en las pelotas. Es un elemento que dota de una extraordinaries innecesaria a un personaje cuya mayor virtud radica en no ser un elegido de ninguna clase, sino un chabon normal que tiene poderes y decide hacerse cargo de ellos. Si quieren que Peter Parker sea un elegido y todas las acciones del mundo giren en torno a él denle un robot gigante y háganlo japonés.

Agregas algo de filosofía para adolescentes y se convierte en Evangelion

Para peor, presentar con tanta preponderancia la historia de los padres al principio para dejarla tan brutalmente de lado apenas aparece el Lagarto se siente rebuscado, como si al buscar como diferenciarla de la Spidey de Raimi tomasen cualquier idea que pueda agregar un par de escenas. Insisto que seguro eso se va a trabajar en las secuelas pero no es de eso de lo que se trata. Que presenten el conflicto edipico de Peter en las secuelas, no lo soltes ahora y lo dejes picando porque se siente 1) traído de los pelos, 2) completamente al pedo, 3) no lleva a ninguna parte y 4) con la ultima escena, esa en la que esta el Lagarto hablando con Osborn (supongo), tenés todo el gancho que necesitas para la secuela (por mas pedorro que sea).

New York, New York
No se si esta necesidad de convertir a Spider-man en la Rhapsodia en Azul del mundo del comic viene de las historietas o si comenzó a implementarse en las películas. En todo caso, en la original de Raimi está esta escena Spiderman está sosteniendo un autobús o algo así cargando de niños que se cae del puente. Entonces el Goblin está por matar a Spiderman del puente y ahí los neoyorkinos le comienzan a tirar cosas al Goblin y le compran tiempo al héroe demostrando que buenas personas son y como no se merecían que los arabes les tiren abajo sus edificios.

"¿Y ahora como llego a la Quinta Avenida?"

Luego en la segunda parte está la tan cuestionada escena del tren, donde media ciudad ve a Tobey sin la mascara y ninguno es lo bastante culiao’ como para sacarle una foto con el celular y vendérsela a Jameson. Seamos buenitos y pensemos que aquí tiene sentido, después de todo el chabon les acaba de salvar la vida. Capaz que en la tercera haya una parte similar, no importa igual es una cagada.
Entonces llegamos al reboot, y el director decide que hace falta meter esa temida cuchara del amor de los neoyorkinos por el enmascarado. Y mierda que lo hace. No voy a entrar en detalles para no spoilear gigantemente, pero voy a decir que requiere aceptar como 12 casualidades simultaneas y comerte un momento pelotudamente chauvinista. Si me mostraban a Woody Allen con una gorra de los Yankees desde la antorcha de la estatua de la libertad gritando “Go Spidey!” lo hubiese sentido menos sentimental, y mucho más verosimil.

La idea estaba. Pero cuando Woody se enteró que en esta película no aparecía el Daily Bugle se sintió tocado.


Heroismo al pedo
Esta es cortita, al final de la película un Lagarto curado y redimido usa su brazo bueno para salvar a Spiderman de que se caiga por el borde del edificio, ya que tenía rotos los lanzadores pedorros. Entendemos el texto, Connors se arrepintió y quiere hacer las cosas bien, pero Spiderman puede pegarse a las paredes al margen de las pulseras de telaraña (pedorras insisto), esa salvada está de adorno. Si lo querían mostrar buenito que después le done sangre o le da una carta de recomendación para la universidad.


Bueno hasta aquí llegamos, se me hizo mucho más larga que lo que esperaba. Solo queda decir que como recurso estilo comic me pareció buenisima la pelea en la escuela. Eso posta que le pasa a Spider-man casi tanto como que le cuelguen la novia de un puente, así que vale y mucho. Encima esa escena es muy divertida. Amazing Spider-man vale por si misma.

1 garcaron este post:

Destro dijo...

Mandramas se comprometio a filmar con Woody allen la version de Spiderman de la foto esa! jaja

El Spiderman japones es buenisimo tambien, te falto mencionar de alguna manera al italian spiderman que tanto nos divirtio alla por el 2009.

Coincido con casi todo lo del analisis de la pelicula. Los padres de spiderman deberian quedar donde siempre estuvieron, fuera de la historia, pero no va a ser la 1era vez que meten cosas traidas de los pelos para vender revistas, ahora la hermana de spiderman va a aparecer y ser una mutante con superpoderes y bla bla bla.